+49 151 5618 4400 +51 925 697 941

Cusco • Tipón • Raqchi – Templo Wiracocha • Pikillacta • Andahuaylillas • Cusco

Medio Día

Tipón

Tipón se ubica a unos 3.450 metros sobre el nivel del mar, es una de las ruinas arqueológicas más preservadas que hasta hoy muestra los impresionantes logros del Imperio Incaico que consistía en jardines y templos. Si bien las huellas de la población y su asentamiento se remontan a hace miles de años, Tipón experimentó su impresionante desarrollo hace unos 500 años cuando sirvió como un
asentamiento amurallado independiente en las inmediaciones de la nobleza incaica. Las paredes de ladrillo en su mayoría rojas, de las 12 columnas de la terraza reflejan exactamente los 12 meses del año.

Cusco - Tipón

Dentro del asentamiento hay hermosas plazas ajardinadas, canales, acueductos decorativos y una gran fuente de agua, que han transformado el complejo lejos de otros ríos en una pequeña maravilla técnica. Tipón era también un lugar utilizado por los Incas para fines ceremoniales y religiosos, hoy en día algunas de estas estructuras aún son reconocibles y representan un signo de la técnica de riego e hidrotecnología que prevaleció en el imperio inca. Tipón fue incluido en la lista de Monumentos históricos internacionales para estructuras de ingeniería en 2006 por la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles.

El imperio inca una vez ocupó las regiones alrededor de Cusco de una manera especial, esta gran región se encontraba alrededor de las antiguas capitales andinas del Inca: Chinchero y Cusco en el actual sur del Perú y existió durante más de un siglo. El imperio inca se extendía por partes de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina y era el imperio más grande de la América precolombina. Los incas eran ingenieros y artesanos muy experimentados e técnicamente hábiles, que construyeron una vasta red de caminos que conectaban las provincias más distantes del Imperio Inca.

Los Incas crearón grandes sistemas técnicamente sofisticados de agua de lluvia, agua subterránea y manantiales naturales para irrigar los campos y asegurar alimentos para la población, en ninguna parte se podra encontrar esta tecnología reconocible solo en este sitio arqueológico.

Raqchi – Templo Wiracocha

Cusco - Raqchi

El nombre «Raqchi» proviene de la lengua indígena quechua y describe una olla de barro cocida a partir de arcilla, el origen de la palabra también describe precisamente la actividad principal de la población de esta región; a la cual se localizó este lugar arqueológico Raqchi desde el período prehispánico y desde el cual los habitantes de esta región trajeron su cerámica a varios lugares en el sur de Los Andes. Los habitantes de los «ceramistas» o «artesanos» de Raqchi han sido conocidos y todavía están muy asociados con la artesanía de la cerámica. Durante las excavaciones arqueológicas, los investigadores encontraron varias cerámicas desde tiempos prehispánicos.

La pequeña comunidad agrícola Raqchi está ubicada en el distrito de San Pedro, que pertenece a la provincia de Cusco con la región de Canchis, la ciudad es accesible desde la carretera que une Cusco y Puno, en autobús, Coletivo o incluso a pie. También se encuentra en el mapa a orillas del río Vilcanota. Con sus tres distritos residenciales, Hanansaya, Urinsaya y Qullana Ayllu, la comunidad se compone de aproximadamente 150 familias que preservan su identidad cultural y estructuras antiguas. Las ruinas están a unos 100 km al sur de Cusco y se pueden reconocer desde la carretera; es un sitio que no es muy concurrido por los turistas.

El sitio arqueológico «Wiracocha»

Según el Inka Garcilaso de la Vega, la ciudadela fue construida bajo el rey inka Wiracocha entre los años 1439 y 1471 durante el reinado de Inka Pachacútec, se amplió y se completó en la tercera fase de construcción, según el conquistador, cronista e historiador español del Perú, Cienza de León bajo el inka Tupanqui entre los años 1471 y 1493.

El santuario sirvió para propósitos básicos tales como: las ceremonias religiosas se llevaron a cabo en honor del dios Wiracocha, quien era considerado dios espiritual y se le conoció como «Apu Kon Titi Wiraqocha». Wiracocha también es considerado el creador del sol, la luna, las estrellas, los animales, las plantas, los humanos y la tierra. El lugar también servía de almacén de comida. Derivado del nombre en quechua, Wiraqocha se compone de las palabras «Wira» (espuma de agua) y la palabra «Qucha» (la personificación de la madre Laguna o diosa del agua), en la cruz indígena, que también está bajo el nombre de «Tawa Chakana»(una cruz indígena equilátera). Esto es adorado en la constelación «Willka mayu», y las chakanas están talladas en las paredes principales del santuario.

RaqchiEl templo fue un edificio enorme y arquitectónicamente, también se le llama «Kallanka» (casa cubierta grande). Es una construcción típica inka rectangular con un techo de paja que albergo a cientos de personas. Las paredes exteriores del templo tienen aproximadamente 92 m de largo y 25.25 m de ancho. El muro principal alcanza una altura de tres metros. La base con sus nichos de aproximadamente 9 metros de largo consiste en piedras de hasta tres metros de altura. Las paredes de arcilla tienen 1.65 m de alto y aproximadamente 1.30 m de espesor desde su base hasta los extremos superiores.

Particularmente distintivo y llamativo es el muro de ladrillos de barro, que se extiende en medio del complejo de edificios hasta una altura de unos doce metros, dividiendo el templo en dos mitades iguales. Las paredes de piedra del templo no solo se construyeron con arcilla, sino también con la roca volcánica, que se trajo especialmente al edificio. Como resultado, las paredes aparecen con una luz muy diferente a la de otros templos. El templo dividido centralmente de Raqchi es asignado por los investigadores del período pre-inka, en el cual la cultura Tiwanka encuentra su asignación temporal. Wiraquocha o hoy Wiracqua se construyó después del Inka Garcilaso de la Vega junto con los restos de la planta en forma de ciudadela bajo el rey Inka Wiracocha y, por lo tanto, todavía lleva su nombre hasta hoy. Según los relatos de los españoles, Wiracocha fue una de las deidades más importantes de la región andina alrededor del Cusco.

Chakana

Raqchi

En la cultura andina, los lugares santos estaban adornados o decorados con hermosas figuras omnipresentes que fueron grabados o fundidos en yeso. En el templo de Wiracocha, la cruz estaba cubierta con siete escalones de arcilla fina que representan los siete colores de un arco iris y las siete formas fijas en la cosmovisión andina: hombre – mujer, sol – luna, montaña – madre tierra (pachamama), luz de la mañana – Luz del atardecer, relámpago – lluvia, arco iris – viento.

Los tres mundos de la cosmovisión indígena también se representan como: Hanq Pacha está representado por el «Mallku Kuntur», el Cóndor, que representa la sabiduría y la inteligencia. Para Kay Pacha, el mundo en el que todos vivimos, el Puma se erige como un símbolo de fortaleza y un incansable entusiasmo por la acción. Ukhu Pacha está representado por Amaru, la serpiente, que representa el encuentro con la naturaleza y las deidades de la tierra o el universo.

El Camino Inka

RaqchiRaqchiIncluso la ruta original hacia el sur, que fue creada por los inkas, conduce el llamado Camino Inka directamente a través del complejo del templo de Wiracocha. Incluso los ancestros de los inkas extendieron los primeros caminos y los fortificaron, construyeron puentes y guardias. Qhapac Ñan, conocido también como el camino real del inka, sigue intacto en la salida y entrada del Templo de Wiracocha. A lo largo de estas calles se movieron los «Chaskis», los mensajeros que viajaron largas distancias dentro del imperio inka, así como personas que viajaron a templos y ciudades para las ceremonias. En la parte similar a un jardín, que está justo afuera del complejo del templo, aún se pueden ver partes de Inkatrail, en la parte inferior de la montaña, se encuentran las enormes escaleras que te llevan al mirador, donde uno puede apreciar el complejo.

El centro de la planta

Raqchi

Los edificios en el área central estaban reservados exclusivamente para observaciones astronómicas, que también predijeron el calendario agrícola. Aquí había tres calles paralelas, doce salas de estar, cada una con un tabique muy similar a la pared central del templo. Diez de estos apartamentos estaban reservados para mujeres sabias seleccionadas. Había ocho yardas donde el «Yachaq» y el «Awkis» se comunican con Chakana, el Sol, la Luna, las Estrellas y las Sombras, las Pléyades (un cúmulo de estrellas que forma parte de la Vía Láctea) y muchas otras partes del Cuerpo Divino. , Las viviendas santas tenian 29 mesas de pared correspondientes a los 29 ciclos lunares. En uno de los patios sagrados, el 21 de junio se celebra el solsticio de invierno, inicio del año andino.

El «Inti Tayta», que aparece a las 06.45 a la altura de Apu Awkisa en uno de los rincones del patio por la mañana, forma los primeros rayos de sol en las calles para formar una sombra de aproximadamente 45 grados. Esta sombra se conecta a la diagonal de la chakana, lo que indica la orientación del planeta hacia el Polo Sur. Es muy impresionante ver cómo los ancestros de los inkas lograron equilibrar sus edificios con el sistema estelar. La calle principal del complejo es después del amanecer y el solsticio de verano del 21 de diciembre. Este es también el medio año en el calendario andino.

Los apartamentos en la ciudad del templo eran para los sabios o los elegidos por los Apus, las deidades de las montañas por ejemplo: el «Paqu», el sacerdote andino de «Llapa», fue golpeado por un rayo. En días festivos especiales, se realizaban rituales aquí en el templo, en cuyas ceremonias también participó la actuación «Raqchi Ayllu».

Las Colcas

Raqchi

En el lado sur del templo de Wiracocha hay 156 edificios redondos «Pirqa» en este lugar. Fueron construidos con un diámetro de 8 m de roca volcánica gruesa y mortero de arcilla, como resultado estos edificios fueron climatizados para los residentes. Un detalle importante de estos edificios, también llamados «Colcas», que son a prueba de terremotos. Los edificios redondos estaban dispuestos para formar 10 filas de calles estrechas en el medio. Cada uno de estos edificios tiene dos ventanas pequeñas para ventilación y una puerta de aproximadamente 2 m de alto y 0,65 m de ancho. La investigación de varios arqueólogos han demostrado que originalmente fueron cubiertos con un techo cónico el «Ichhus». La forma de los techos y edificios también sugiere que una vez sirvieron como graneros o almacenes cuando el imperio inka tenía grandes cantidades de productos agrícolas allí. Así, en las investigaciones arqueológicas, trazas de maíz, varias variedades de papas, tarwi, chuño, etc., y también productos cárnicos, por ejemplo: Chárki, un pescado seco encontrado y muchas otras cosas. La sociedad de Tahauntinsuyo los almacenaba para tiempos de hambruna y sequía, solo para cuidarse a sí mismos. Por cierto, la disposición de los edificios en su agrupación también se asemeja a la constelación de las Pléyades (un cúmulo de estrellas de la Vía Láctea) o «Qullqa».

Usnu y rituales

El Ushnu es una construcción en forma de pirámide utilizada por los inkas para realizar las ceremonias y la adoración de los dioses, allí se concentraba una fuerza magnética especial que emanaba un efecto positivo en el fortalecimiento de la conciencia con la que el inka o el representante respectivo dirigía los rituales. Durante estas reuniones rituales, las bebidas a menudo se preparaban de las hojas sagradas de coca y se ofrecían a un grupo específico de personas. También está Wakás, un lugar sagrado dedicado a la Deidad de la Madre Roca. Se decía que la madre de la roca era muy viva, pero inmóvil. Solo hombres muy específicos y también mujeres del lugar Raqchi realizaron los rituales en las vacaciones. En el momento de Tahauntinsuyo, en los cuatro apartamentos ubicados en la colina, los llamados «Yachaq» se prepararon como signos de una concentración espiritual de fuerzas.

La ceremonia más importante fue la comunicación mutua entre los dioses de gratitud y los espíritus asociados con las deidades de la naturaleza, como los «apus», las deidades que viven en los picos de las montañas, la «pachamama» (madre tierra y diosa de la fertilidad). , así como los «Wakás» (estos incluyen: El sol, la luna, las estrellas, los rayos, el agua y el granizo). La oferta incluía hojas de coca seleccionadas llamadas «k’intus», chicha (cerveza fermentada de maíz), «untu» (alpaca), vino, «Huayruros» (una colorida semilla rojo-negra), maíz entre otros. Este ritual sirve para la concilación entre el mundo divino y el humano, se lleva a cabo en los meses de agosto y febrero.

Las fuentes sagradas

El llamado «Baño de los Inkas» consiste en cinco pequeñas cascadas, que fueron adoradas. El «Unv Mama» es el «waká» o diosa del agua, la madre de toda la vida. El fluido vital y cristalino que brota de las lagunas sagradas de Apu Awkisa e Inka Puhu simboliza la limpieza espiritual de las personas que se reúnen en Raqchi, antes de tener que trasladarse a las ceremonias. Dos de estas cascadas siguen los solsticios y las otras tres continúan comunicándose con la «chakana» (la cruz nativa).

La capilla de Raqchi y los recuerdos en la zona de entrada

Las primeras historias del registro llaman al edificio como una capilla del Arcángel Miguel hace unos 300 o 350 años. Edilfonso Mamani y Marcos Arósquipa Rodríguez son responsables de la construcción de la Torre Hanansaya construida por Manuel Amaru. Este último se hizo cargo de la construcción de las Torres Urinsaya, los tres nacieron en Raqchi y fueron albañiles superiores.

Para la construcción y adquisición de la roca volcánica se utilizó «Ayni» o el sistema de trabajo agrícola común. Las mujeres esparcen la comida y la santa chicha. La ubicación de la capilla se determinó de manera uniforme. Ahora la capilla alberga a dos vírgenes y una santa católica: De las Nieves, el Arcángel Miguel y Rosario. Sus respectivas ceremonias religiosas son los días 5 de agosto, 29 de septiembre y 17 y 18 de octubre. Se realizan bailes típicos, incluyendo Quyache, Kate Wayna, Auqa Chileno y Qhapaq Qulla.

Pikillaqta

Pikillaqta se encuentra a unos 25 km al sureste de Cusco en el camino entre Cusco y Puno. Desde el camino apenas se puede ver la planta, porque está a un kilómetro de distancia de ella. Si planea pasar aproximadamente medio día explorando toda la instalación, podrá ver mucho mejor y tener una idea de cómo era este lugar cuando los Wari estaban aquí.

Se puede combinar la visita de las ruinas de Pikillaqta con otro sitio arqueológico, Tipon, ya que ambos se encuentran en la misma dirección. Por lo tanto, vale la pena salir temprano por la mañana para que Pikillaqta experimente el amanecer o el amanecer allí y luego continúe hacia Tipón.

Cusco - Pikillaqta

Perú es famoso por su variedad de sitios arqueológicos del período inca. Pero también hay áreas y ruinas más antiguas que son preincaicas y que vale la pena explorar. Por ejemplo, Pikillacta es p. de la era Wari, mucho antes del Imperio Inca. Pikillacta significa la «ciudad de las pulgas» y consiste en una enorme ruina. Muchos edificios aún están ocultos bajo la hierba y parcialmente cubiertos por árboles.

Es interesante moverse por las calles estrechas entre los antiguos edificios. El color de las piedras y la forma en que se juntaron en las paredes muy empinadas causan una gran impresión, porque una técnica de construcción tal como se encontró en el período Wari es desconocida en Europa.

Todo el complejo de Pikillaqta se encuentra a unos 3,350 m sobre el nivel del mar y cubre un área de aproximadamente dos kilómetros cuadrados. Esta ciudad preincaica con sus edificios de alrededor de 700 edificios y fortificaciones fue probablemente entre 550 y 1100 DC. Construido y habitado. La ciudad tiene un diseño geométrico y está dividida en bloques con calles rectas.

Andahuaylillas

Andahuaylillas tiene dos grandes atracciones turísticas:

La «Capilla Sixtina» de América

La Iglesia de San Pedro de Andahuaylillas es la principal atracción para los visitantes y, debido a la calidad de la obra de arte, es considerada como la «Capilla Sixtina» de América. Fue construido para los jesuitas a finales del siglo XVI y los príncipes del siglo XVII. Su estructura arquitectónica es típica de las iglesias de pueblos pequeños. Sus paredes son anchas, típicas de los edificios coloniales, hechas con ladrillos de barro secados al sol, una fachada decorada con murales y dos columnas de piedra proyectadas hacia la entrada principal. Aunque su arquitectura es relativamente modesta, la decoración de sus interiores es la más impresionante del edificio.

Cusco - Andahuaylillas

Primero podemos mencionar una imagen de la «Virgen de la Asunción», pintada por el pintor histórico español Esteban Murillo. También verás muros atribuidos a Luís de Riaño (siglo XVII). ¿Quién representó la elección del hombre por la gloria? Atribuyeron a este pintor, las pinturas que decoran las bases y un notable óleo del arcángel San Miguel.

La iglesia alberga, además, una colección de lienzos de la Escuela Cusqueña, que representa la vida de San Pedro (con impresionantes marcos en pan de oro), un órgano majestuoso, un orfebre de plata y un altar barroco.

La Plaza de Armas de Andahuaylillas

La inmensa Plaza de Armas está rodeada de frondosos árboles pisonay (o corales) y palmeras. Es considerada como una de las Plazas más bellas de la región. A pocos kilómetros de aquí está el lugar llamado Huaro, donde vivían los magos en la época de los incas, o eso se dice. Este es un circuito que nos mostrará un magnífico paisaje y le brindará momentos de satisfacción, conociendo la gran variedad de platos típicos de la región del Cusco. Uno de estos platos para degustar es el Chicharrón (carne de cerdo) o el famoso plato designado «Conejillo de Indias asado». Regresaremos a Cusco alrededor de las 5:00 pm.

Cusco - Andahuaylillas

Itinerario

Lo recogeremos en su hotel a las 9:00 am. Primero, visitaremos el sitio arqueológico de Tipón. Un gran lugar para observar varias cámaras reales del Inca Wiraqocha. Este tipo de arquitectura es conocida por su estilo imperial e impresionante ingeniería hidráulica en un magnífico paisaje montañoso. A pesar de los años, el estilo de construcción de los canales y las fuentes litúrgicas aún están intactos, en honor a la diosa del agua.

Después de esto, continuaremos hacia el antiguo pueblo de Pikillacta. Este fue uno de los centros regionales más impresionantes de la cultura Wari, asentado en Ayacucho, en el que ocuparon los Incas a través de los años. Hoy es un parque arqueológico nacional de gran importancia.

La palabra Pikillaqta es una palabra quechua compuesta, que significa pueblo pésimo (piki = pésimo, llaqta = pueblo), aunque también se le llama «ciudad de las pulgas». Las construcciones de Pikillacta existen de más de 200 kanchas (apartamentos), 504 golgas (almacenes) y otras construcciones. La ciudad debe haber acomodado a una población de aproximadamente 10 mil personas.

Algunos investigadores sugieren que durante los tiempos de los incas, Pikillacta era una ciudad para «mitimaes» (grupos de personas o tribus que se trasladaban de un lugar a otro).

La próxima atracción turística será Andahuaylillas, un pequeño pueblo a 3,198 m, que tiene un buen clima debido a las montañas circundantes. Se encuentra a 35 km al sureste de Cusco en la carretera que conduce a la región de Puno. Anteriormente, el nombre de este pueblo era Antawaylla, (anta: fabricante de barriles; waylla: pradera y ambas palabras unidas significan «pradera cobriza»).